Home

Así son las fotos que hace uno de los mejores objetivos del mundo

5 mayo 2019 Actualidad Curiosidades Tecnología


Probamos el Canon EF 400mm f/2.8L IS II USM, uno de los objetivos más caros y exclusivos que existen actualmente

Probar un objetivo que cuesta lo que un coche económico, 12.000 euros, no es algo que se haga todos los días. El Canon EF 400mm f/2.8L IS II USM es uno de los mejores teleobjetivos del mundo. Su precio se explica porque es una suerte de prodigio óptico crear un objetivo de ese alcance con una luminosidad tan alta como f/2.8. Lo que, como veremos más adelante, obliga a ser muy preciso a la hora de enfocar si es que recurrimos a su máxima luminosidad. 

¿Pero para que sirve uno de los cinco objetivos más caros del mercado, teniendo además en cuenta que pesa casi 4 kilos? Principalmente para captar fotografías deportivas. Aunque en nuestra prueba hemos intentado fotografiar aves con él, y aunque no se defiende del todo mal esos 400mm para fauna de pequeño tamaño y que tiende a ser bastante tímida se quedan cortos. 

Aunque es posible recurrir al teleconvertidor que ofrece Canon por algo más de 500 euros para convertirlo en un 800mm. Aunque la nitidez y la luminosidad, como con todos los accesorios de ese tipo, hubiese disminuido. A propósito, no cualquier cámara réflex de Canon es capaz de llevarse bien con esta pequeña bestia óptica. Pues mover con agilidad su enorme mecanismo de enfoque requiere de una cámara que le suministre el voltaje adecuado, aunque no pasaría tampoco nada si recurrimos a una de las cámaras más sencillas de la empresa. 

En cualquier caso Canon para esta prueba nos ha prestado junto con el objetivo la cámara más poderosa de su catálogo: la Canon EOS 1DX Mark II, que pesa 1.340 gramos sin objetivo. Por lo que el conjunto de esta máquina y el el Canon EF 400mm f/2.8L IS II USM supera los cinco kilos de peso. Y eso se nota bastante, pues es casi imprescindible para sesiones largas de disparo usar un monopie. Aunque tampoco es tan descabellado si tenemos cierto músculo disparar algunas fotos a pulso. Pero, eso si, es todo un reto físico. 

Evidentemente lo más sorprendente de disparar con un conjunto como este es la reducida profundidad de campo que se logra cuando disparamos con una luminosidad de entre f/2.8 y f/4. El fondo prácticamente queda completamente desenfocado, convertido en una suave transición cromática. Ahora que está tan de moda intentar lograr este efecto con teléfonos móviles tenemos que ser rotundos: o mucho nos equivocamos o ningún algoritmo, por sofisticado que sea, podrá lograr algo remotamente similar en los próximos años. 

Pero lo más sorprendente es comprobar el nivel de nitidez que alcanza este conjunto de lentes, algo que siempre que se trabaja con un teleobjetivo de largo alcance es mucho más complicado de lograr que con un objetivo angular, con un objetivo de distancia focal similar a la visión del ojo humano o con un teleobjetivo de corto alcance. Por lo que, no es del todo descabellado usarlo para retrato. Veamos en estas fotos que publicamos de lo que es capaz

Ver el artículo original

Síguenos y Danos Like

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial