Home

Dejar de consumir alcohol favorece el bienestar mental de las mujeres

8 julio 2019 Actualidad Curiosidades


Seguro alguna vez habrás leído o escuchado que el vino tinto o la cerveza tienen propiedades beneficiosas para nuestra salud, pero es un hecho que estas no están relacionadas con el contenido de alcohol en su composición.

Aunque su consumo está generalizado (¡casi todos los humanos beben, o han bebido alcohol en su vida!) y es uno de los negocios más lucrativos en el mundo, lo cierto es que debe estar acompañado de moderación y equilibrio.

Las personas suelen beber para celebrar y compartir con amistades y familia, pero más de uno lo ha hecho también para relajarse u olvidar una mala situación por la que esté pasando. La necesidad de desinhibirse y de sentirse alegre puede desencadenar adicciones cuando no se encuentra otra forma de hacerlo más que bebiendo.

De modo que, sí, el alcohol está relacionado con la alegría, pero también con la tristeza. Y un estudio reciente ha revelado que dejar de consumirlo puede mejorar la calidad de vida en términos de salud corporal, pero más aún, en su bienestar mental.

Más evidencia sugiere precaución al recomendar el consumo moderado de alcohol como parte de una dieta saludable“, dice el Dr. Michael Ni, de la Escuela de Salud Pública y del Laboratorio Estatal Clave de Cerebro y Ciencia Cognitiva, de la Universidad de Hong Kong, uno de los autores de la investigación.

Ni, trabajando con el Dr. Xiaoxin Yao, el Dr. Herbert Pang y otros colegas de la Universidad de Hong Kong reunieron a 10 386 personas, hombres y mujeres, que no bebían o bebían moderadamente para su estudio entre 2009 y 2013 (cohorte FAMILIAR) para evaluar la respuesta local.

La primera cohorte fue comparada con otro grupo de personas, esta vez externo, para dar mayor validez a los resultados. La cohorte NESARC incluyó 31 079 participantes de los Estados Unidos.

EE.UU. recomienda actualizar Windows contra vulnerabilidad de BlueKeep

Beber moderadamente fue definido como consumir 14 bebidas o menos por semana para hombres y siete bebidas o menos por semana para mujeres.

Aproximadamente el 64 por ciento de los hombres no bebían, dentro de los cuales se encontraban los que se abstenían y los antiguos bebedores, y casi el 88 por ciento de las mujeres no bebían.

En ambas cohortes, se observó que las mujeres que bebían alcohol pero dejaron de hacerlo presentaron niveles superiores de bienestar mental luego de dejar el hábito, y este bienestar fue más evidente en estas que en aquellas que se habían abstenido de beber alcohol en toda su vida.

“Encontramos que los abstinentes de alcohol de por vida reportaron el nivel más alto de bienestar mental. Se encontró que las mujeres que dejaron de beber tenían una mejoría mayor en el bienestar mental que los abstinentes de por vida. Esta asociación se encontró en una cohorte de Hong Kong, así como en una cohorte estadounidense”.

En cambio, aquellos participantes que empezaron a beber o que lo hacían de manera moderada no presentaban alteración alguna de su bienestar mental o físico, como señalan los autores en su publicación:

“En contraste, la iniciación y la bebida moderada persistente durante 4 años no se asociaron con un mejor bienestar mental o físico”.

Salvo en algunas religiones, culturas o contextos, el consumo de alcohol de manera moderada no ha sido mal visto a menos que se vuelva un vicio. Sin embargo, los hallazgos de esta investigación nos invitan a reflexionar un poco al respecto.

Referencias:

Change in moderate alcohol consumption and quality of life: evidence from 2 population-based cohorts. http://www.cmaj.ca/content/191/27/E753#sec-11


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial