Home

Era vegana, la picó una araña, y se convirtió en carnívora ¿Por qué?

26 enero 2019 Actualidad Curiosidades


Sylwia Tabor era una vegana empedernida, que debió cambiar para poder sobrevivir luego de que una arañala picara. Todo ocurrió en julio de 2017 cuando recibió la picadura en el tobillo cuando estaba de acampada.

“No le hice mucho caso al principio. Tan solo era una picadura en el tobillo”, cuenta esta joven californiana en una entrevista con Lad Bible. “Sin embargo, a finales de agosto empezó a salirme un grano en la zona de la ingle, y en unos pocos días se puso del tamaño de un puño”.

Cuando Sylwia acudió al hospital fue diagnosticada con fascitis necrotizante, una infección aguda que se extiende por la fascia y que provoca gangrena. Tras una operación de tres horas, los cirujanos lograron detener la extensión de la enfermedad a otras zonas del cuerpo. Además, y para reemplazar la zona afectada, los cirujanos le extrajeron una franja de piel de su estómago.

Pero lo más curioso estaba por llegar. Durante los meses posteriores a la operación, la mujer era incapaz de comer nada sin vomitar o sufrir diarrea a continuación. “Estaba tomando muchos antibióticos, que matan las bacterias buenas de tu estómago que ayudan a digerir el alimento. Mi estómago estaba destrozado y me sentía fatal, como en las peores fases de mi veganismo”, explica la afectada.

Tabor adoptó una alimentación vegana en 2008 por una motivación ética, pero tuvo que incluir algo de carne en su dieta tres años después, pues empezó a debilitarse e incluso se rompió dos costillas al levantar una caja, según relata.

Durante el tratamiento empezó a darse cuenta de que los únicos alimentos que podía retener eran de origen animal. En enero de 2018 empezó una dieta estrictamente carnívora: “Cuanto más me metí, más me daba cuenta de que comer carne es la forma más eficiente de absorber nutrientes, más aún cuando añades carbohidratos y verduras en la dieta”.

Sylwia asegura sentirse mucho más sana ahora que cuando comía repollo y brocoli: “Las verduras y las semillas, que durante mucho tiempo fueron mi única fuente de alimentación, son en realidad anti-nutrientes, compuestos de los que, si comes demasiado, interfieren con la capacidad de absorción de tu intestino”, explica. “Y, definitivamente, esa dieta me afectó a largo plazo”.

Síguenos y Danos Like
error

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial