Home

Festival de Viña del Mar, un “dinosaurio” que sobrevive en la era digital

27 febrero 2019 Actualidad Espectáculos Música


Atento a mantener cautiva una audiencia masiva, el Festival de la Canción de Viña del Mar demuestra en su 60º edición que es posible sobrevivir a la red global de contenidos digitales con un show cargado de guiños al pasado.

Receta repetida 

Con las competencias internacional y folclórica en segundo plano el festival repite en esta edición la fórmula de las últimas décadas, presentando una diversa parrilla de artistas. En la competencia internacional a Ecuador representa la guayaquileña Dayanara Peralta. 

Si el evento arrancó el domingo a puro reguetón, con la presentación estelar de los puertorriqueños Wisin&Yandel, anoche el español Raphael llevó el pasado al mítico escenario de la Quinta Vergara.



La salsa del puertorriqueño Marc Anthony y las canciones románticas del mexicano Marco Antonio Solís serán también grandes protagonistas de un festival que cierra el viernes. Un día antes, los Backstreet Boys se presentan 21 años después de su primera actuación en el balneario chileno.

“Fiebre por Backstreet Boys rompe récord histórico de ventas”, tituló la página oficial del festival sobre colocación en dos horas de 10.000 entradas.

Los reyes de las “boybands” en los 90 son fiel ejemplo de la peculiar dinámica que envuelve el evento. Ni las canas, ni estar lejos de las listas de ventas impiden que un artista brille en Viña con la misma intensidad de figuras del momento.

La presencia del también puertorriqueño Bad Bunny, máxima figura del último día del festival, reafirma que la filosofía de “Viña” es revivir el pasado, sin descuidar el presente.

La mexicana Yuri, el español David Bisbal y la estadounidense Becky G son otras de las figuras que desfilarán este año por el escenario.

A lo largo de seis décadas, el escenario de la Quinta Vergara fue testigo de momentos cargados de tensión. Más allá del público, conocido como el “monstruo” por lanzar ensordecedores abucheos, el festival sirvió a varios artistas para lanzar sus reivindicaciones políticas.

En 2003, Los Prisioneros -histórica banda chilena que marcó el rock latino en los 80- cambió letras de sus canciones para criticar a la Iglesia y al presidente de Estados Unidos de la época, George Bush.

Síguenos y Danos Like
error

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial