Home
  • Home
  • Actualidad
  • Cine y TV
  • La reputación de Michael Jackson se está desmoronando. Así se están movilizando sus fans para evitarlo

La reputación de Michael Jackson se está desmoronando. Así se están movilizando sus fans para evitarlo

15 marzo 2019 Actualidad Cine y TV


El documental Leaving Neverland no es una investigación periodística, sino la exposición unilateral y acrítica de los testimonios de dos personas que se autodefinen como víctimas de abusos sexuales. Sin embargo ya estamos viendo cómo, tras su aparición, muchos agentes están dando por cierto su relato

Los Simpsons han eliminado de su catálogo el famoso episodio sobre la figura de Michael Jackson, varias emisoras de radio estadounidenses han anunciado que no volverán a emitir en antena sus canciones y Drake ha dicho que eliminará de sus actuaciones el dueto que realizó junto al rey del pop, Don’t matter to me.EN ESPINOF‘Leaving Neverland’: el polémico documental de Michael Jackson es una mirada brutal a la destrucción de la inocencia

Tal vez la reacción más importante hasta el momento, por lo simbólico, ha sido la de Corey Feldman:

El famoso actor, que fue víctima de abusos sexuales de niño, es ahora un defensor de esta causa. Fue amigo de Michael Jackson en su infancia y siempre había defendido hasta ahora su inocencia, afirmando que a él jamás le hizo nada y que por tanto no creía probable que hubiese abusado de ninguno de los niños que lo alegaban. Pero Feldman, después de haber visto Leaving Neverland, ha declarado a prensa que “ya no puede defender más a Michael” y que se mantendrá del lado de lo que las víctimas están diciendo ahora.

Es decir, la imagen pública de Michael Jackson se está desmoronando por completo gracias al documental de HBO y las acusaciones de sus dos protagonistas, Wade Robson y James Safechuck. 

Ni un paso atrás cuando tocan a Michael

Dl U016317 010

Es interesante contrastar las reacciones del público con las que hubo tanto en 1993 como en 2005, cuando el artista fue procesado por múltiples cargos relacionados con el abuso infantil. En el primero, Jackson acabó firmando un acuerdo extrajudicial por decenas de millones de dólares para que la acusación retirase los cargos. En el segundo, fue dirimido de todos los cargos por un jurado popular. 

En ambos casos pueden verse a centenares de personas apostadas en los alrededores de los juzgados dando ánimos al cantante, con pancartas que asumían su inocencia más allá de lo que determinasen los tribunales. 

Como recordarán los más mayores, su muerte fue uno de los acontecimientos mediáticos más seguidos del mundo, consternando a millones de personas de todas partes. Su muerte significó para muchos su santificación, y es, a nivel de cultura popular, una figura histórica a la altura del culto que reciben Marilyn Monroe o Elvis Presley.

Décadas después, MJ sigue teniendo un importante número de seguidores, de fans acérrimos para los que el culto a Michael es otro rasgo más de su propia personalidad, parte de lo que son ellos mismos. Es por eso que estos días no están siendo nada fáciles para la “comunidad MJ”. Basta con echar un vistazo a páginas como mjjcommunitymjjtruthnow o a los cientos de cuentas populares de Facebook, donde se congregan los adeptos según el país de procedencia.

Entre sus recientes reacciones al documental están:

  • Haber recaudado 20.000 libras para colocar varios mensajes publicitarios, incluidos autobuses municipales, clamando la inocencia de Michael Jackson. 
  • Haber llevado a cabo una manifestación pública a las afueras de Channel 4, en Londres.
  • Haber enviado multitud de solicitudes a distintos cines y cadenas para cancelar la difusión del documental de HBO (también a Movistar España).
  • Haber pedido a los suyos, claro, darse de baja de los servicios de HBO.
  • Llamar al boicot a H&M por retirar las camisetas que vendían sobre Michael Jackson.
  • Difundir cadenas de mensajes que “desmontan” el documental en las comparticiones de los medios de noticias sobre Leaving Neverland.
  • Hackear la página de IMDB del documental.
  • Animar a los fans a escuchar en streaming mucha música de MJ para que se vea lo relevante que es para estos servicios (precisamente estos días los medios han notado una caída en las reproducciones).
  • Animar a los suyos a contrarrestar Leaving Neverland multiplicando los visionados de This is It en Netflix.
  • También están creando una corriente de pensamiento de que los medios están yendo contra Michael Jackson por ser negro.
  • Están persiguiendo a periodistas que escribe piezas sobre Michael Jackson, difundiendo sus datos y a veces mandando emails amenazadores.
  • Están creando pequeñas piras conmemorativas al cantante en distintas ciudades
  • Y por supuesto, están elaborando cantidad de material compartible en redes sociales para alertar de la falsedad de Leaving Neverland.

Son actitudes, como dice The New York Times, que a veces rozan la intransigencia propia de los grupos extremistas religiosos.

No son víctimas perfectas, por tanto todo es mentira

Las reacciones se catalogan mayormente en dos grupos. El primero, aquellos que niegan categóricamente las acusaciones contra su ídolo e intentan eliminar cualquier rastro de crítica hacia su figura. El segundo, la red de investigadores que se está dedicando a desmontar hasta el detalle todas las acusaciones de Wade Robson, James Safechuck y sus familias que aparecen en el trabajo de HBO.

Snip 20190314203128

Entrar en este segundo círculo es como caer por la madriguera: un inacabable flujo de materiales en el que se entremezclan fragmentos de Leaving Neverland con declaraciones en blogs y medios de los acusadores años atrás, con capturas de distintas intervenciones en los diferentes juicios por pederastia contra Michael Jackson, con filtraciones de emails, fotografías y consultas en comportamiento de expertos en abusos sexuales infantiles.

Por suerte para ellos, creen haber encontrado multitud de pruebas no sólo de la falsedad de sus relatos, sino de las intenciones interesadas de los chicos. 

Entre sus temas favoritos está, por ejemplo, la teoría de que los anillos que Michael Jackson regalaba a Wade y James a cambio de favores sexuales no es más que un embuste. Según ellos, debieron sacar la idea a partir de un libro que escribió en 1997 un periodista sensacionalista llamado “Michael Jackson was my lover”, en el que el escritor alegaba que el cantante daba medallones y otros regalos a los niños a modo de tributo nupcial y a cambio de sexo.

Síguenos y Danos Like
error

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial