Home

Probamos la versión ‘retro’ de la PlayStation clásica

11 febrero 2019 Actualidad Tecnología


Por: GABRIEL BUSTOS para EL TIEMPO 11 de febrero 2019 , 09:04 a.m.

Una tendencia que ha cobrado fuerza en los últimos años en las grandes compañías de videojuegos es la recreación de versiones pequeñas de sus consolas clásicas. Por un lado, al venir con un número de juegos precargados, permiten a los usuarios revivir de la manera más fidedigna las experiencias que tuvieron hace décadas. Por el otro, sirve para acercar a los jugadores más nuevos a títulos legendarios.

La más reciente en sumarse a esta ola es Sony, que lanzó su PlayStation Mini Classic a fines del 2018. A mediados de enero, la probamos por una semana.

La presentación de la consola es impecable, tanto como para pensar si sacarla de la caja o guardarla como coleccionable. El nivel de detalle en la creación de la legendaria consola, que le valió a Sony ascender de nivel en el mundo de los videojuegos, es impresionante. Los botones son exactos y se sienten igual. Todo está cuidado para los fans más exigentes.Estos son los 20 juegos que incluye el PlayStation Mini ClassicLa SNES Classic y la NES dejarían de venderse en AméricaEl negocio de los videojuegos retro y la cantidad de dinero que genera

Pero, a pesar de la buena recreación de los mandos, como están basados en los primeros controles de la consola, que carecen de sticks análogos y vibración incorporada, se termina echando de menos esas características. En especial en los mejores juegos.

Por eso, la mayoría de las quejas para la PlayStation Mini Classic se centran en ese aspecto. Al encender la consola somos inmediatamente transportados a la época de su lanzamiento (los 90), gracias a los icónicos sonidos e imágenes de los logos, que residen en la memoria de muchos. Pero el catálogo de los 20 juegos seleccionados para el homenaje resulta algo extraño, en el mejor de los casos.

La Mini Classic incluyó algunos títulos muy recordados, como Rayman, Syphon Filter, Oddworld, R4: Ridge Racer Type 4, Metal Gear Solid, Tekken 3 y Final Fantasy VII. También hay títulos menos conocidos, como Jumping Flash!, Cool Boarders 2 e Intelligent Qube, que parecieran haberles quitado el puesto a otros juegos como Tomb Raider, Crash Bandicoot, Symphony of the Night o Tony Hawk.

En cuanto a imagen, mientras que en los gráficos 2D de Oddworld y Rayman no pasan los años, otras entregas como Battle Arena Toshinden y Tom Clancy’s Rainbow Six tienen demasiadas generaciones encima y pertenecen a géneros que han sido pulidos con los años. Eso hace que los conozcamos hoy en día y se puedan sentir algo obsoletos en esta nostálgica presentación.

La consola incluye una versión del software que emula las memory cards que se usaban anteriormente para congelar el juego y guardar las partidas. El software está basado en el ePSXe, probablemente el mejor y más conocido emulador de la consola.

Algunas de las decisiones tomadas para la PlayStation Mini Classic son extrañas: Tekken 3, probablemente uno de los juegos más conocidos de la colección, presenta ocasionales problemas de frame rate (número de fotogramas por segundo) debido a que por alguna razón se decidió utilizar la versión que corre a 50Hz en vez de los habituales 60Hz, con lo que el juego se vuelve considerablemente más lento de lo habitual.

Otra cosa que se extraña es la opción para simular los televisores CRT de la época, función que está presente en otras consolas retro. La función habría ayudado a la visualización de muchos de los juegos porque la mayoría de las gráficas 3D se resienten en los televisores con resolución en 1080 p o en 4K. El renderizado en 720 p de la consola está lejos de ser lo mejor que el emulador puede dar.

Pero, más allá de sus problemas técnicos, la consola ofrece la oportunidad de recordar algunos grandes momentos de la infancia de más de un jugador.

Juegos como el Resident Evil original, Twisted Metal y Revelations: Persona están más allá de cualquier posible problema de pérdida de cuadros. Juegos como Intelligent Qube o Mr. Driller, que no son de los más conocidos entre la vasta librería de PlayStation, son divertidos tanto en solitario como en multijugador. En este apartado, la inclusión de un segundo control en la consola resulta una grata sorpresa.

En el competitivo mercado de las consolas clásicas ‘retro’ en miniatura, la PlayStation Classic resulta una adquisición que luce maravillosa en la mesa de cualquier coleccionista y otorga una experiencia bastante aproximada a la de la PlayStation original. Pero, en definitiva, con un poco más de trabajo podría haber resultado mucho mejor.

Síguenos y Danos Like

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial